Pasar al contenido principal

Los islandeses ponen al sistema financiero contra las cuerdas

Lun, 11/04/2011 - 22:29
Islandia vista de un satélite
TELEPRENSA.- Hay algo peor que la crisis en el sistema financiero y es precisamente que ésta se vuelva contra los creadores de ese sistema, el efecto boomerang menos esperando, que no sean los ciudadanos de cada país quienes tengan que pagar las deudas de unos bancos corruptos vía impuestos. Y ha vuelto a suceder por segunda vez en Islandia, donde los habitantes del pequeño país nórdico han dicho no, vía referéndum, a pagar a Reino Unido y Holanda el dinero que sus ciudadanos e instituciones invirtieron en una filial británica de un banco islandés, al menos no de cualquier manera. Los dos países de la UE reclaman un dinero que ellos ya han pagado a los ahorradores, unos 4.000 millones de euros, y esperaban que el gobierno de la isla grabase los sueldos de los islandeses de tal manera que pudiesen, como país, devolver la deuda generada por un banco. Tras la consulta celebrada el pasado fin de semana, la segunda en pocos meses, la contestación ha sido clara, nadie les va a imponer la fórmula para devolver, y será el propio banco, con sus activos y la generación de nuevos beneficios quien poco a poco devuelva la deuda generada. Garantizan la devolución, pero son ellos quienes ponen las reglas. Mientras esto sucede, el propio gobierno islandés ha desenmascarado a las agencias de calificación Moody´s, Ficht Ratings, y Standard and Poor’s, que poco antes del crack bursátil, calificaban a estas entidades deudoras con sus máximas valoraciones. Según un análisis publicado por elciudadano.cl “Islandia es la excepción europea. Fue saqueada hasta la ruina por banqueros, unos pocos empresarios y un puñado de políticos, pero Islandia se recupera porque ciudadanas y ciudadanos han reaccionado con una respuesta democrática de calado. Echaron al gobierno responsable, dejaron hundirse a los bancos, promovieron investigar los delitos perpetrados y ahora hacen más democrática su Constitución. No aceptan tener que pagar las canalladas de los bancos, como ha ocurrido en otros países. Y saben que la solución no es sólo económica. Es también política: ser inofensivos como ciudadanos. Mientras esto sucede en Islandia, en España la asociación ATTAC y otras organizaciones sociales han interpuesto ante la Audiencia Nacional una querella criminal contras las agencias de calificación Moody’s, Standard & Poors y Fitchpor alterar el precio de la deuda pública y utilizar ilegítimamente información privilegiada en beneficio propio. Al margen del resultado, “eso es empezar a dejar de ser inofensivo”, afirman los analistas. Sobre la situación en España, Roberto Unger, que fue ministro con Lula, ha denunciado que “España es una democracia secuestrada por las grandes empresas, por una plutocracia mercantilista que ha puesto las instituciones del Estado a su servicio”. “Lo malo es que juicio tan duro es aplicable a los otros 26 estados de la Unión Europea, a Estados Unidos y un montón de países más. Por tanto, la respuesta es política y nada complaciente”, concluye en análisis de Xavier Caño para el ciudadano.cl.
Comentarios Disqus