Pasar al contenido principal

La calidad del pianista Javier Escobar estrena el programa musical clásico de "Amigos de la Alcazaba"

Dom, 11/12/2011 - 17:29
Concierto en Las Puras
ALMERÍA.- La belleza de las composiciones de Frank Liszt y del marco elegido, la Iglesia del Convento de Las Puras, se entrelazaron con la calidad del pianista almeriense Javier Escobar y el numeroso público asistente, anoche, sábado, en la primera actividad de música clásica organizada por la Asociación ‘Amigos de la Alcazaba’. El homenaje preparado por “Amigos de la Alcazaba” en el bicentenario del compositor Liszt recibió una respuesta muy positiva y numerosos aplausos durante todo el concierto celebrado en un enclave tan atractivo como Las Puras. Fue una noche especial. Mientras fuera de la iglesia el ritmo era bullicioso con las compras navideñas, en el interior de este recinto religioso se respiraba armonía e incluso se disfrutó mentalmente de los sonidos de las olas, el mar y la orilla de la playa en la pieza con la que concluyó su recital Javier Escobar. El programa mezcló partituras más calmadas, tranquilas, relajadas, como las citadas marinas, con otras intensas y hasta misteriosas. Frente al piano, Javier Escobar ofreció un variado repertorio de notas, algunas técnicamente complejas, y en todo momento demostró su calidad, fruto de los años de estudio y su paso, primero, por la Academia Santa Cecilia y, después, por el Real Conservatorio Superior del Escorial. La presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez, se muestra muy satisfecha puesto que “hemos unido la difusión de la música clásica, el disfrute de un monumento almeriense como es el Convento de las Puras, recientemente restaurado, y la organización de una actividad en el casco antiguo, uno de los objetivos de la Plataforma de Rehabilitación del Centro Histórico, de la que somos miembros”. Fueron cerca de dos horas de concierto, en homenaje a uno de los músicos y compositores más importantes del Romanticismo, que dejó obras de una riqueza técnica que Javier Escobar supo interpretar a la perfección. La presencia del hermoso piano en el altar, delante del dorado retablo de la Iglesia de las Puras, mostró una hermosa estampa, agrandada con un recital de gran calidad. La primera actividad de música clásica organizada por la Asociación Amigos de la Alcazaba fue todo un éxito, y un disfrute para los sentidos.
Comentarios Disqus